Fight like a girl

¿Qué haces cuando de repente te das cuenta de que te están chuleando?

Lo primero que hice yo es contactar a un sindicato. En mi caso fue U.G.T., más por proximidad física que ideológica. Yo nunca había pisado un sindicato. No es que me considere una persona especialmente poco comprometida (tampoco lo contrario: salí a manifestarme contra el la guerra de Iraq, estuve en un par de asambleas de los indignados exiliados, protesté contra la ley mordaza…lo típico). Pero la verdad es que hasta ahora nunca me había tenido que plantear cuál es la función de los sindicatos. Y mira, si de algo estoy contenta con toda esta mierda es de haber topado, que no digo que todos sean así, con un par de “compañeras” más majas que las pesetas, que me apoyaron desde el minuto cero, aguantaron mis lágrimas (sí, chica…es que estoy a flor de piel) y me asesoraron de forma gratuita. Y sí, me animaron a afiliarme.

Lo segundo, fue contactar con un abogado. En este caso al Col·lectiu Ronda, quienes me cobraron 60 euracos por decirme lo mismo que me habían dicho en el sindicato: presenta tu solicitud y espera su respuesta. La ley te avala. Si aún así te quiere despedir, tendrá que justificar que no hay una correlación con tu maternidad. Si no, el despido es nulo y debe readmitirte.

El tipejo que me emplea me había aplazado a “pensar mis opciones y seguir hablando” a principios de semana, por teléfono o en persona. Pero el plazo estipulado para entregar la petición de lactancia acumulada y reducción es de 15 días antes de la finalización de la baja, así que si quería dejar este tema atado, debía presentar mis solicitud por escrito cuanto antes. Y eso hice. Haciendo de tripas corazón y dejando, de nuevo, a mi nena y a su padre esperando en el rellano (según él, “por si había que entrar a calzarle una hostia”), me acerqué a la empresa y entregué la carta en mano. Mi idea era dársela a él y explicarle, de buen rollo, que no podía aceptar marcharme así y que, si ni me quería, empezaría a buscar trabajo. Pero, por suerte, él no estaba, así que solo tuve que pedirle (más bien exigirle) a una reluctant Moneypenny que me pusiera el sello de entrada.

Si me avancé y decidí no esperar a su propuesta, fue en parte porque, tras la maravillosa reforma laboral de 2012, en caso de aceptar el despido, mi indemnización sería, hablando en plata, una mierda, y en parte porque varias ex compañeras, aquellas a la que el tipo en cuestión había despedido u obligado a marcharse antes que yo, me aconsejaron poner todo, absolutamente todo, por escrito, y evitar en la medida de lo posible cualquier conversación en la que pudiera manipularme. Aún así, y en contra de la opinión de muchos, decidí ir de buenas y llamarle el lunes, tal como habíamos quedado para explicarle mis motivaciones. Resultó que el lunes ni siquiera estaba en la oficina sino de viaje de negocios, algo que obviamente él sabía de antemano, lo que me obligó a intentarlo de nuevo al día siguiente.

No es este el sitio para reproducir la “conversación” que mantuvimos, pero en pocas palabras me acusó de ser una egoísta y no tener en cuenta la situación por la que pasaba la empresa (no como él, claro, que había decidido echar a la calle a quien una semana antes era “una excelente profesional” por pedir una reducción de jornada) y de pensar que estaba en el “Club Med” (sic) por pedir que se respetasen mis derechos y me “avisó” de que aquél era un muy mal punto de partida para volver.

Hoy me ha llegado su respuesta por escrito. Acepta todo, no le queda otra: lactancia acumulada, vacaciones y reducción de jornada, aunque en un horario distinto del solicitado. Sé que la cosa no acaba aquí, pero al menos puedo respirar tranquila y tengo unos meses por delante para disfrutar de mi hija y comenzar a buscar trabajo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s